Viajando sola, Euro-Trip: Grecia

Salí de roma en el primer vuelo a Atenas, Arribe a Atenas en horas de la mañana, cual sería mi sorpresa al ver por primera vez letreros en griego, símbolos diferentes a mi amado abecedario, me llegue a preguntar como haría para sobrevivir los siguientes días sola, por fortuna los amables griegos se defienden bastante bien con el inglés. Arribé al hostal en el centro de Grecia como una hora antes del check in, con tantas horas de viaje y cansancio encima no tuve de otra, sucumbí ante Morfeo en el mueble del lobby. 

Una vez terminada mi pequeña pero rejuvenecedora siesta en el mueble del lobby me dirigí a la recamara, una habitación en el último piso, pequeña pero acogedora, con 2 camarotes y una enorme terraza, más grande que la propia habitación, en donde podía tomar la brisa veraniega y deleitarme con hermosos atardeceres. Me dediqué a descansar en la tarde y al día siguiente madrugué a la ciudad antigua, me arme de mi botellón de agua (de 1.5 litros que salvo mi vida todo el viaje), y emprendí el camino en tren hacia la Acropolis de Atenas. El privilegio de madrugar: nada de filas. Tuve tiempo de ver cada templo y detenerme cuanto quise, me deleité con cada construcción, cada columna, y cada paisaje, fue un paseo solitario pero bastante entretenido. En las ruinas del viejo Atenas vi quizás una de las mujeres mas hermosas que haya visto en mi vida, no era una modelo, ni mucho menos era joven, era una señora, de unos 40 a 50 años, con algo de sobrepeso, pero con un atuendo hindú impecable, sus ojos perfectamente maquillados resaltaban a la vista, su hermoso Saris de vividos colores que resaltaban su piel bronceada, el Tilak perfectamente centrado en su frente añosa, una mujer que sin duda sabia como lucir sus tradiciones, ¡simplemente hermosa!.

DSC_0873
Templo de Hefesto o Hefestion, Atenas.

Mi segundo día en Atenas fue mágico, y es la única palabra que puede describir la belleza  de las   Islas griegas. Simplemente hermosas. Me enamoré de Hydros, una pequeña isla en la que no hay carros o motos pues las calles, por el tipo de terreno, son en piedra y con mil escaleras ¡Así que el transporte es en burro! Ver a sus habitantes haciendo domicilios en burro tiene su gracia… Entiendes la capacidad de adaptación del ser humano…

DSC_0959
Hydros, Isla Griega

Durante el crucero (crucero de un día por las islas griegas) encontré a mi definición de la mujer berraca colombiana. ¿Cómo más podría yo definir a esta mujer? Una Costeña de sesenta y tantos años, pensionada, que toma su maleta y recorre el mundo en el ocaso de su vida, la mayor parte del tiempo sola. Porque el que sus hijos no puedan acompañarla no es impedimento para cumplir sus sueños. ¡No hay que detenerse por pequeñeces! En este viaje estaba con uno de sus tres hijos pero él se devolvería primero y ella seguiría unos días mas sola. Me contó como había ido el Everest, lo sobrevoló porque su recambio bilateral de rotula le impedía caminar grandes distancias. Mi pregunta ante tan magnifica historia de vida fue la que es para muchos un gran impedimento a la hora de decidirse por viajar a países lejanos con diferente cultura y dialectos: “perdóneme mi señora pero, ¿habla usted Ingles?” a lo que ella con casi que una carcajada y en un acento costeño que se ha desdibujado por toda una vida en Bogotá me respondió: “¿cuál ingles mi niña?, yo solo hablo español y costeño!”, sin duda hay personas que ven obstáculos donde otras ven retos.

DSC_0969
Poros, Isla Griega

De vuelta al hostal conocí a una joven profesora China cuyo nombre nunca supe, pero con quien me sentí identificada, pues al igual que yo tomó sus maletas y se vino a recorrer el mundo porque según ella:” es algo que se debe hacer una vez en la vida y mientras se está soltera”.

Mi último día lo dedique a pasear por el tradicional y bastante comercial barrio de Plaka, construido en la base de la Acrópolis de Atenas, allí hay gran variedad de tiendas, cafés, y restaurantes que sumados a la colorida y agradable arquitectura de sus calles ofrecen una experiencia cultural y visual extraordinaria para el turista.

DSC_0878
Barrio Plaka, Atenas.

 

De Atenas me despedí el 12 de agosto con destino a Roma, En el aeropuerto perdí un bien bastante preciado para las mujeres: en seguridad me quitaron mi acondicionador. ¡En serio fue una gran pérdida!, sin duda mi siguiente viaje LowCost ira con muchos recipientes de 100ml como lo exigen las aerolíneas! Arribe a Roma a eso de las 11 h locales y entendí que mi error del primer día lo había vuelto a cometer… Nuevamente escala de 12 h en pleno verano antes de partir a pisa, y con esa temperatura no es que quieras seguir caminando… Total que me dedique literalmente a matar el tiempo en el aeropuerto, la estación de metro y la estación de buses donde robe internet de cuánto flixbus se me estaciono al frente y ratifique que en todo viaje hay que empacar mínimo dos buenos libros!.

MLZ


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *